18.7 C
New York
domingo, mayo 26, 2024

Derrota de Añorve y Abelina o el fin del PRI

Derrota de Añorve y Abelina o el fin del PRI

LECTURA POLÍTICA por Noé Mondragón Norato

Muy a pesar de los acuerdos políticos tendidos en el pasado entre los más disímbolos actores partidistas, lo que se está jugando en la elección de senador, es el pase a la disputa por el gobierno estatal en 2027. Por eso se entienden las zancadillas entre Manuel Añorve y Mario Moreno. Por eso también, la aparente calma del senador Toro quien ya siente ganada la elección. Y por eso también, la inusual movilidad del exgobernador priista Héctor Astudillo como tutor político del excandidato a gobernador por el PRI. Basta con pulsar la coyuntura. LOS BLOQUES DE PRESIÓN. – Hay cuando menos tres bloques de presión que claman por ganar la próxima elección:

Derrota de Añorve y Abelina o el fin del PRI

1.- El senador Toro parece tener bien claros sus acuerdos soterrados tanto con el senador tricolor Manuel Añorve, como los propios con el exgobernador Héctor Astudillo. Evalúa que con cualquiera de los dos podrá tender arreglos llegado el momento. Con Añorve Baños ese acuerdo tácito viene desde que este arribo como alcalde de Acapulco en 2008 y nunca denunció irregularidades financieras heredadas por el senador Toro.

El único problema es que, en la actual coyuntura, Añorve Baños se empoderó al concretar alianzas soterradas con la actual alcaldesa morenista de Acapulco, Abelina López Rodríguez, quien va a la reelección. Y si Añorve perdiera la elección de senador y retuviera la alcaldía Abelina, es obvio que abre el compás de espera para que esta renuncie al Morena en 2027 al negarle en ese partido, la candidatura a gobernador. Entonces el actual senador zanjaría para que fuera postulada al gobierno estatal por una eventual alianza PRI-PRD-PAN. Es ahí donde se romperían los entendimientos entre el senador Toro con Añorve.

Derrota de Añorve y Abelina o el fin del PRI

2.- En la elección de 2018, Manuel Añorve hizo alianza abierta con el ex perredista David Jiménez Rumbo, quien es hoy uno de los hijos políticos consentidos de Abelina. Dicho personaje calificó a la actual candidata a senadora por el Morena −quien también lo era en aquella elección y competía con Añorve− Beatriz Mojica Morga, como “La Malinche” en claro lenguaje discriminatorio y misógino. Ejerció violencia política de género. Pero como era diputado federal, no hubo ninguna sanción en su contra. Hoy los adversarios de Beatriz Mojica son los mismos de la elección de 2018: Manuel Añorve y David Jiménez Rumbo, quien está plegado con beneplácito a la alcaldesa de Acapulco. Y ambos se van a convertir progresivamente también, en los del senador Toro. Porque Abelina no renunciará a los apoyos del priista Añorve. Ni a los de Jiménez Rumbo. Los necesita para el 2027.

Derrota de Añorve y Abelina o el fin del PRI

3.- Si la elección de senador la gana Mario Moreno del MC, entonces se fortalece de manera natural no precisamente Mario, sino el exgobernador Héctor Astudillo, quien tendrá abierta la baraja política para decidir incluso, si Moreno Arcos compite o no, por el gobierno estatal en 2027. Para esa fecha, los acuerdos con la eventual presidenta del país podrían caminar por otros rieles.

Abrir otros surcos. Astudillo lo sabe. Y por eso está enfocado en ganar la próxima contienda. Con ese hipotético triunfo le demostraría a su antiguo aliado político Manuel Añorve, que supo operar mejor que él. Y que su calidad política de exgobernador fue más valiosa y rentable que la imposición de la que Añorve se benefició y que fue operada por el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas. Sería, además, una forma de cobrarle factura no sólo al propio senador priista que busca la reelección, sino al dirigente nacional tricolor con quien Astudillo rompió, en forma definitiva. En ese trayecto, Astudillo Flores tiene mejores entendimientos políticos con el senador Toro y con el actual presidente del país.

Derrota de Añorve y Abelina o el fin del PRI

De hecho, Félix Salgado parece comenzar a percibir con más desconfianza a Manuel Añorve por la forma en que pretendió tumbarle la candidatura a Mario Moreno, quien también contribuyó a la fermentación de esa mala propaganda en su contra. Y ahora quiere victimizarse de sus propios errores.

Así y desde donde se le vea, a la dupla Bety Mojica-Senador Toro les resulta mucho más conveniente el escenario donde gane la elección de senador Mario Moreno y pierda Manuel Añorve. Y es aún mejor si Abelina López pierde también la elección de Acapulco con la que busca reelegirse. Con este escenario y de golpe, el senador Toro se quitaría de encima las presiones para el 2027 tanto del actual senador tricolor, como de la alcaldesa morenista, su aliada oculta. Es claro que, con Astudillo y Mario, el escenario para la elección de 2027 se relaja en el Morena. Porque se noquearía en las urnas al PRI real de Añorve y al PRI esbozado encarnado en Abelina López. Ese es el punto.

HOJEADAS DE PÁGINAS…

El dirigente estatal del Morena, Jacinto González Varona no sólo asumió la forma grotesca de justificar la postulación del priista-perredista-priista y ahora “morenista” Jorge Salgado Parra a la alcaldía de Chilpancingo, sino que le cierra la puerta a otros morenistas que reclaman participar como candidatos a diputados locales. Es el caso concreto de la maestra universitaria Silvia Alemán Mundo quien exige su postulación a la candidatura en el distrito 2 local, una vez que el Tribunal Electoral del Estado (TEE) revocó la candidatura a esa diputación local en reelección, de Diana Bernabé Vega. Y fue Silvia quien la impugnó. Pero Jacinto se siente dueño de la democracia bastarda que ha llegado a practicar e imponer en el partido presidencial. Urge que la propia militancia morenista les ponga límites a sus excesos de autoritarismo impositivo y soberbia desbordada.

 

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES