diciembre 02, 2021

Select your Top Menu from wp menus

La lucha contra la contaminación y la trata de personas recibirán el Reconocimiento Tata Vasco en 2021

La lucha contra la contaminación y la trata de personas recibirán el Reconocimiento Tata Vasco en 2021

El Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local, AC, de Tlaxcala, resultó el elegido para recibir el Reconocimiento Tata Vasco, que desde 1994 otorga el Sistema Universitario Jesuita (SUJ) en el marco de su encuentro bianual de Derechos Humanos, el Foro SUJ.

La asociación civil trabaja desde principios de 2002 en la investigación, denuncia e intervención comunitaria por la contaminación ambiental del Río Atoyac y la trata de personas en esa entidad. Participó en el proceso colectivo que logró la recomendación 10 de 2017 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre la contaminación de este torrente, y ha contribuido a visibilizar a Tlaxcala como un corredor muy importante de tráfico de personas en México.

Esta vez, de manera extraordinaria, los ocho rectores y directores de las instituciones que integran el SUJ (decidieron entregar además una mención honorífica a la Organización Familia Pasta de Conchos, por su ejemplo de lucha continua, al haber encausado su indignación —por el fallecimiento de 65 mineros y daños en la salud de otros 11, tras la explosión de una mina en 2006— hacia las denuncias de los riesgos ambientales que puede generar la industria extractiva.

El cuidado de la casa común y el rechazo a cualquier tipo de violencia contra personas migrantes, niñas y mujeres, son dos temas que preocupan a las autoridades y la comunidad del SUJ en México, integrado por las universidades Iberoamericana (Ibero) de Ciudad de México, León, Puebla, Tijuana y Torreón; el ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara, el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco (TUVCH), y el Instituto Superior Intercultural Ayuuk (ISIA), en Oaxaca.

Este año, 17 organizaciones fueron postuladas para recibir la distinción, que se entregará el 22 de octubre, en el marco del Foro de Derechos Humanos del SUJ, cuya sede será el ITESO. El encuentro y el premio debieron ocurrir en 2020, pero se pusieron en pausa un año por la pandemia por Covid 19.

El reconocimiento consiste en la entrega de 100 mil pesos. Más allá del aporte económico, el Tata Vasco es una muestra del respaldo moral y político que hacen las universidades encomendadas a la Compañía de Jesús en México para las organizaciones, grupos y personas que trabajan en la protección y defensa de los derechos de las personas, y de su elección de acompañamiento y exigencia de justicia desde los saberes académicos.

La elección de la organización que se reconoce ocurrió tras una deliberación cuidadosa y difícil de los rectores, pues todos los grupos y personas postuladas son muy importantes para la defensa de los derechos humanos ante la crisis que existe en México en este tema.

En este caso, el Centro Fray Julián Garcés resultó de un proyecto que realizaron el profesorado y el estudiantado de la Licenciatura en Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, y de un proceso pastoral de la Diócesis con comunidades que padecían los impactos de las graves violaciones a los derechos humanos.

Entre sus logros está, con otros grupos e instituciones académicas, la realización de estudios científicos sobre la contaminación del Río Atoyac, gracias a los cuales se lograron sentencias favorables a las comunidades en el Tribunal Latinoamericano del Agua, en 2006 y 2018, por los daños a la salud y la vida comunitaria.

En el tema de la trata de personas, el Centro Fray Julián ha participado en la formación de 15 grupos comunitarios de derechos humanos en Tlaxcala, tras la denuncia del grave tráfico sexual de mujeres y niñas, así como en los movimientos conjuntos que lograron que el delito de trata se haya inscrito en la Ley para la Prevención de la Trata de Personas en el estado de Tlaxcala, en 2009.

NOTAS RELACIONADAS: