septiembre 20, 2020

Select your Top Menu from wp menus

Educados y Felices

Educados y Felices
Banner 1 coyuca

LOGRO, DERECHO, JUSTICIA, INJUSTICIA O DESIGUALDAD EL HEREDAR PLAZAS LABORALES EN EL MAGISTERIO.

Por: Mtra. Rosario Hermida Ponce

Muy criticado lo dicho por el líder del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), Alfonso Cepeda Salas; al referirse que en este sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, se buscará que se le regresen los privilegios que les arrebató la Reforma educativa de Peña Nieto; entre ellos, el que dicho sindicato tenga nuevamente la facultad de acceder al 50% de las plazas docentes.

Aunque su discurso más bien pertenece a una estrategia bien diseñada para “reconciliarse” con sus afiliados; después de que hace años les dieron la espalda y no los apoyaron cuando les violentaron sus derechos laborales; y muy por el contrario, pregonaban a los cuatro vientos que apoyaban la Reforma educativa toda vez que en ningún momento se trataba de una Reforma laboral; por lo tanto, no lesionaba al docente, y por supuesto; ellos apoyaban la Reforma educativa debido que ésta estaba bien planeada y era el camino correcto para llegar a la tan ansiada y anhelada calidad educativa.

Sin embargo, y a pesar de lo anterior; lo cierto es que para muchos maestros no suena tan descabellada la propuesta, más ahora en estos tiempos tan difíciles y críticos en todos los ámbitos; entre ellos, el laboral, donde no hay oportunidad laboral, y donde, además; las empresas solicitan de primera instancia personal con experiencia cuando ellos mismos le niegan esa oportunidad al recién graduado; y si se la llegan a dar, reciben sueldos irrisorios que apenas y les alcanza para pagar el autobús y las comidas.

Para mucha gente, en especial, las que no laboran dentro del magisterio; lo dicho por Cepeda es aberrante por la forma en la que los líderes manejaron esta “conquista” sindical, porque también se debe de aceptar la corrupción que existe al interior de los sindicatos, en este caso, del SNTE; donde el manejo de plazas a conveniencia.

Efectivamente, la costumbre era que si un maestro se jubilaba o fallecía; sus hijos podían, si así los deseaban, “heredar” el 50% de la plaza vacante, ya que el otro 50% la distribuía el sindicato junto con la Secretaría de Educación de acuerdo también a sus propios criterios.

Asimismo, es menester comentar que la “herencia” de plazas no era totalmente gratuita en el sentido de la profesionalización; ya que al hijo o hija del maestro jubilado que se le entregaba la plaza se le aplicaban exámenes de conocimientos y psicológicos; además de condicionarlos para que en un tiempo prudente se preparara con estudios que le permitieran estar frente a grupo; o sea, dar clases. En este caso se les obligaba de alguna manera a estudiar pedagogía o en su defecto, una escuela normal para adquirir el perfil de maestro, aún si tuviese algún título universitario.

A veces el ignorar los mecanismos nos hacen emitir juicios que no tienen fundamentos; pero… ¿Quién en su sano juicio despreciaría ayudar a su hijo o hija a salir adelante y forjarse un futuro?

Cabe mencionar que no todos los hijos de los maestros se incorporan al magisterio porque otra es su vocación por lo que, aunque muy socorrido el recurso, no todos lo utilizaban.

¿Quién puede juzgar a un maestro por querer “heredar” un trabajo a sus hijos? Ya lo hemos comentado en este espacio en varias ocasiones. ¿Acaso los mismos políticos y servidores públicos no lo hacen?

Hemos puesto de ejemplo a la familia Yunes de aquí de Veracruz. El papá ha apoyado por años a sus vástagos para incursionar en la política y en cargos públicos; y eso sin mencionar todo lo que roban los políticos del erario público, lo que también puede ser considerado una gran herencia para quien sabe cuantas generaciones.

Y así; pudiéramos mencionar a muchos, muchos más que han apoyado a hijos, sobrinos, tíos, hermanos y familiares en general… ¿Por qué entonces señalar al maestro por querer apoyar a sus hijos?

Otro punto bien importante de analizar es la comparativa de los sueldos. Jamás se ha podido comparar o equiparar el sueldo de un servidor público o político al de un maestro.

El problema no es la práctica de heredar plazas a los hijos; el problema es la corrupción que existe al interior de las organizaciones, dependencias y sindicatos.

Como siempre le sugiero estimado lector; investigue en fuentes fidedignas y fórmese un criterio para que no les manipulen con información falsa.

Buen inicio de semana. Por cierto, ya existe aroma a vacaciones en el ambiente magisterial.

Así las cosas…

elmercurioeducadosyfelices@hotmail.com

Banner coyuca 2
Banner coyuca 2


Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: