diciembre 05, 2020

Select your Top Menu from wp menus

Ni una más, con misa o sin misa

Ni una más, con misa o sin misa
Banner 1 coyuca

No, no estaba en misa, se encontraba en una calle del puerto de Acapulco; ese paradisiaco lugar en el que cada fin de semana miles de turistas llegan a descansar disfrutando sus bellezas.

En una de esas ironías de la vida. Se trataba de una mujer que vendía bolillos para llevar el pan diario a su casa.

Fue ejecutada a balazos. Le arrebataron la vida como lo han hecho con miles de mujeres no sólo en Acapulco, sino en la mayor parte del país.

Extrañamente, ese mismo día en que balas huérfanas, tan huérfanas como quienes dispararon, no hubo a través de redes sociales o publicaciones ese mismo clamor de justicia como el que día antes y todavía se escuchan por las profesionistas también cobardemente asesinadas.

Quizá sólo se escuchó el llanto de su familia y conocidos, a quienes les duele su ausencia porque al iniciar ese día jamás imaginaron que a partir de entonces la vida sería sin ella.

“Estoy a favor de la verdad, la diga quien la diga. Estoy a favor de la justicia, a favor o en contra de quien sea”, pensamiento del activista conocido como Malcolm X. En éste se resume que no debe haber clases al momento de exigir justicia.

Las protestas, las marchas, los reclamos, no sólo deben hacerse escuchar cuando las víctimas sean personajes conocidos o de cierta clase.

Las víctimas son todas y cada una de esas mujeres que han sido asesinadas, aunque no todos los casos se consideren feminicidios, aunque no todas víctimas de la delincuencia organizada, sin importar su profesión, edad o lugar de residencia y ni si quiera si iban o no a misa.

La escalada de violencia parece incontenible, sin embargo, una sociedad organizada y comprometida puede ser gran parte para su solución.

Y a medida en que en un solo frente, como sociedad, demandemos resultados a la autoridad ante cualquier víctima, considerando cada caso con la misma importancia, con la misma indignación. Sólo entonces se podrá ejercer una verdadera presión que obligue a las autoridades a ser efectivas, a dar resultados.

De otra manera, y mientras las marchas y manifestaciones sólo tengan lugar cuando la víctima sea una profesionista o un personaje prominente, estaremos siendo parte de un ciclo en el que nada se resuelve.

Entonces, en ese momento se podrá demandar: “Ni una más”; no como una frase, sino porque ahora sí se estará incluyendo a todas y porque cada muerte dolerá igual.

Banner coyuca 2
Banner coyuca 2


Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: