19.4 C
New York
viernes, mayo 24, 2024

UAGro: equidad de género excluida

UAGro: equidad de género excluida

LECTURA POLÍTICA por: Noé Mondragón Norato

Si la ruidosa equidad de género ya se aplicó en la mayoría de las dependencias y cargos públicos, hay todavía algunas ínsulas de poder, verdaderas tiranías construidas con éxito gracias a la pasividad de las mayorías que las legitiman, negadas a abrirle el paso. Y ni los radicales grupos de feministas ni las legisladoras locales mujeres ni aquellas empoderadas en alcaldías o en el Poder Judicial se atreven a cuestionar a fondo esta notable exclusión. Porque a todos esos grupos parece convenir que así sea. Es decir, que se haga efectiva sólo cuando conviene a sus intereses. Y si no, ahí están los hechos.

UAGro: PODER DE HOMBRES

UAGro: PODER DE HOMBRES. – En la convocatoria para renovar rector en la UAGro, nunca se consideró incluir la participación de las mujeres como aspirantes. Sencillamente porque el terreno político está planchado para que sea otra vez Javier Saldaña Almazán, quien se enquiste por tercera vez como tal. Y lo que es peor: en las tres ocasiones —incluyendo la próxima elección de mayo— irá sin competencia por la serie de “candados” que el obediente y sumiso Consejo Universitario impuso. Es decir, en exacta encarnación de los tiranos, se enfrentará a su propia sombra. Lo cual contraviene cualquier principio democrático fincado no sólo en la obligada competencia de los distintos aspirantes, sino en la exclusión de las mujeres. Hay puntos al respecto que son obligados en su lectura:

Grupo de tiranos de la UAGro

1.- Los diputados locales de todos los partidos políticos han guardado un sospechoso silencio en torno a lo arbitrario de esa convocatoria para renovar la rectoría. Aluden “el respeto a la autonomía” —pero de ese grupo de tiranos— como coartada para no buscar problemas. Pero fue el Congreso local el que aprobó la Ley Orgánica de la UAGro en 2016 que permitió la reelección de rector. Y puede en consecuencia, legislar a fin de eliminar todos aquellos “candados” que impidan la competencia electoral interna. La lógica es simple: si esos tiranos universitarios no quieren modificar nada de sus reglamentos internos, entonces el Poder Legislativo podría utilizar como instrumento de presión para que sí lo hagan, la discusión y aprobación del millonario presupuesto asignado a la UAGro en el Presupuesto de Egresos anual.

En el Congreso local son partidarios de la frivolidad

2.- En el Congreso local son partidarios de la frivolidad y no de la elaboración y reformas de leyes obsoletas. Como la Ley Orgánica de la UAGro, visiblemente descontinuada. Así, la diputada priista Gabriela Bernal Reséndiz interpuso recientemente una queja ante el IEPC contra su homologo morenista Jacinto González Varona, por violencia de género. Apareció satisfecha ante cámaras mostrando su denuncia y rodeada de priistas ofendidos por esa agresión. Acomedida, a esa misma ruidosa discusión mediática le entró la experredista y hoy morenista, Beatriz Mojica Morga. Pero ni diputados priistas ni morenistas aluden ni condenan esa misma violencia de género que se aplica en la UAGro al negarles a las mujeres, su participación en la contienda electoral de rector. Con ello refrendan ser un Poder Legislativo de ornato donde sus integrantes van de excursión a cada sesión legislativa. Y a llenarse los bolsillos de billetes.

No hay equidad de Género en la UAGro

3.- En el Poder Judicial también hay magistradas empoderadas. Que pueden de algún modo, influir en la modificación de leyes que favorecen la antidemocracia en una etapa en que la izquierda ya es gobierno. Estarían en condiciones de contribuir para frenar los destellos de ese autoritarismo de imprescindibilidad llamado a no ser desterrado. Como si en la UAGro no existieran más mujeres y hombres capaces de conducir a la Universidad. Pero ninguna mujer empoderada ni de los propios grupos de feministas dice ni hace nada. Simplemente dejan pasar. Su silencio es elocuente. Es decir, no les afecta. Sin embargo, cuando se trata del reparto de candidaturas a cargos de elección popular, aflora en los partidos políticos la exigencia y “el derecho” por el respeto a la equidad de género. Esa incongruencia valida de algún modo, la politización del asunto. La marca y preferencias inducidas y ordenadas deliberadamente. Cuando actuar y cuando no. Y así, la democracia también se torna grotesca.

Hojeada de paginas

HOJEADAS DE PÁGINAS…En el municipio de Iguala los crímenes ya son cosa de todos los días. Al igual que en Acapulco donde la alcaldesa morenista Abelina López no puede con la interminable ola de violencia, en aquel municipio de la región norte, el edil priista David Gama Pérez aparece maniatado para actuar contra el disparo de los homicidios en la estadística delictiva. Los igualtecos han pasado progresivamente del asombro, al espanto. Porque el edil tricolor permanece visiblemente pasivo ante esos hechos que lo golpean de frente. Se impone la anarquía sembrada por los grupos delictivos. Como si la autoridad no existiera.

 

 

 

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES