diciembre 03, 2020

Select your Top Menu from wp menus

Sin pelos en la lengua: Los expertos de la ONU luchan en favor de los derechos humanos en todo el mundo

Sin pelos en la lengua: Los expertos de la ONU luchan en favor de los derechos humanos en todo el mundo
Banner 1 coyuca

ONU.- No cobran nada por decir la verdad al poder. Son los relatores especiales o expertos independientes* de la ONU, personas que a menudo se ven atrapadas en la encrucijada de la política nacional o internacional.

Su labor es independiente de los Gobiernos e instituciones, incluso del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que los nombra, y desempeñan un papel de investigación único que les permite arrojar luz sobre las presuntas violaciones de estas garantías fundamentales perpetradas en todo el mundo.

El mandato de los expertos consiste en “informar y asesorar”, tanto como especialistas centrados en formas específicas de los abusos de los derechos humanos, como la tortura, la trata de personas o la violación de la intimidad, como para conducir investigaciones específicas en los países.

Oficialmente forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos con sede en Ginebra, cuyos miembros son elegidos por la Asamblea General, pero desempeñan su labor de forma voluntaria, no forman parte del personal de la ONU, ni reciben compensación económica.

Cada año, los relatores especiales acuden a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York durante el mes de octubre para informar a la Asamblea General sobre sus conclusiones.

Durante las últimas semanas, Noticias ONU ha hablado con alguno de estos expertos sobre qué les impulsa a hacer su trabajo que a menudo comporta criticar a Estados u otras instituciones poderosas en representación de las personas más vulnerables de todo el mundo.

No podemos permitirnos el lujo de permanecer en silencio

Ya sea por  investigar sobre el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi o condenar la detención del fundador de Wikileaks, Julian Assange, Agnès Callamard, relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales, está presente habitualmente  en las noticias de todo el mundo.

Callamard se ha dedicado a lo largo de su carrera a defender los derechos humanos y las causas humanitarias. Combina su trabajo como relatora con otro como directora de la iniciativa de Libertad de Expresión Global de la Universidad de Columbia y, previamente, pasó nueve años como Directora Ejecutiva de ARTICLE 19, una organización internacional humanitaria que promueve la libertad de expresión a nivel mundial.

Una cosa es no actuar y otra diferente es permanecer en silencio.

Anteriormente, Callamard fundó la Humanitarian Accountability Partnership (actualmente la Core Humanitarian Standard Alliance), un organismo internacional que trabajaba para mejorar la rendición de cuentas de las personas que se vieron afectadas por desastres y otras crisis; ha trabajado para Amnistía Internacional en diversos cargos y ha asesorado a organizaciones multilaterales y gubernamentales de todo el mundo sobre derechos humanos.

Pese a esa dilatada carrera, aún hay cosas que le sorprenden. Por ejemplo, asegura que el caso Khashoggi fue particularmente escandaloso, no solo por los horribles detalles analizados en la investigación sobre el asesinato, que ella dirigió sino también por “los intentos de los Gobiernos de todo el mundo de continuar como si nada”.

Devoción por los derechos humanos desde la infancia

“Me sorprendió la reunión del G-20 en Osaka, Japón, cuando el presidente de los Estados Unidos abrazó literalmente al Príncipe Heredero de Arabia Saudita, pocos días después de publicarse el resultado de mi informe, que plantea dudas extremadamente serias con respecto a su responsabilidad” en el caso, dijo. “Fue tan inoportuno que el presidente de los Estados Unidos se esforzara por demostrar su afecto hacia el Príncipe Heredero, como lo fue ver el silencio de todos los presentes en la sala durante la reunión del G-20”.

“Una cosa es no actuar y otra diferente es permanecer en silencio. Y no podemos permitirnos que los Gobiernos que respetan los derechos humanos permanezcan en silencio ante la manipulación y politización de las reuniones, o cuando se enfrentan a ellas, cuando son testigos del atropello de la defensa de los derechos humanos”.

La devoción de Callamard por los derechos humanos está muy consolidada y sus raíces se remontan a su infancia: “No podría concebir mi vida y mi trabajo sin el compromiso con la justicia social y la protección de los derechos humanos. Así es como me criaron cuando era niña. Cada año homenajeaba a mi abuelo, que se unió a la resistencia francesa y fue asesinado por los nazis, y a otras personas que fueron asesinadas el mismo día”.

Me educaron en el compromiso hacia aquellos que luchan por sus valores, con los países que luchan por la justicia y por el prójimo.

El compromiso

“Me educaron en el compromiso hacia aquellos que luchan por sus valores, con los países que luchan por la justicia y por el prójimo. Fue casi como seguir un trayecto natural el hecho de realizar el trabajo que he desempeñado durante los últimos 20 años (…) Convertirme en relatora especial es una manera de descubrir cómo sacar el máximo partido de lo que he aprendido y contribuir a la protección de los derechos humanos en todo el mundo”.

Debido a su condición de relatora, desde la cual desafía a los Gobiernos y jefes de Estado, Callamard ha sido objeto de críticas y ataques frecuentemente. En 2017, por ejemplo, el presidente filipino Rodrigo Duterte la insultó y amenazó físicamente, en respuesta a sus declaraciones sobre la campaña que el mandatario emprendió en el país asiático de “guerra contra las drogas” y que ha causado miles de muertes.

Callamard dijo no estar preocupada por estos ataques, citando la seguridad que proporcionan los resultados derivados del hecho de que muchas de las declaraciones publicadas por los relatores especiales son conjuntas.

“Nos sentimos más fortalecidos en nuestras decisiones porque los resultados juegan un papel importante. Eso no impide que los trols de los medios sociales, o los Gobiernos, nos critiquen, a veces en términos realmente inapropiados. Pero eso no es nada en comparación con las amenazas que sufren las personas para las que trabajamos”.

Banner coyuca 2
Banner coyuca 2


Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: