octubre 23, 2019

Select your Top Menu from wp menus

Conocimiento de la realidad y una gran dosis de verdad, la herencia de la CICIG a los guatemaltecos

Conocimiento de la realidad y una gran dosis de verdad, la herencia de la CICIG a los guatemaltecos

El autor de esta frase es Iván Velásquez. El máximo responsable de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala realizó estas declaraciones para Noticias ONU unos días antes de finalizar su mandato al frente de ese organismo internacional independiente creado tras un acuerdo entre la ONU y el país centroamericano.

El fin de la CICIG llega este 3 de septiembre tras doce años de actividad en los que ha contado con un amplio apoyo de la sociedad civil, de las instituciones públicas y privadas guatemaltecas y de la ONU y sus agencias. 

Durante todos estos años la CICIG, con el apoyo del Ministerio Público, consiguió acusar a más de 1500 personas, logró procesar a más de 660  y, a julio de 2019, había conseguido 400 condenas.

Posiblemente, el caso más famoso que trató la Comisión fue el denominado “La Línea” que se inició el 2015 y en el que se vieron implicados el expresidente del país Otto Pérez Molina y la vicepresidenta Roxana Baldetti.  Pérez Molina renunció a la presidencia en septiembre de ese mismo año y posteriormente fue encarcelado y procesado por delitos de corrupción.  

Cronología de la desaparición

Para conocer el principio del fin de la CICIG nos hemos de remontar a finales del mes de agosto de 2018, cuando el presidente del país, Jimmy Morales, envió una carta al Secretario General de las Naciones Unidas informándole su intención de no renovar el mandato de la Comisión, una decisión que tomó por sorpresa al Comisionado.

“No era esperable, por inusual, que apenas a la mitad del mandato de los dos años se estuviera anunciando que ya no se renovaba”. Velásquez era consciente de la “gran contrariedad” del presidente tras las investigaciones en las que se vinculó tanto a su persona como a miembros de su familia “y que fueron en realidad reacciones directas porque cuando el 27 de agosto de 2017 me declaró persona no grata fue justamente dos días después de que se presentara un antejuicio en su contra”.

La reacción del 31 de agosto de 2018 se produjo tras la presentación previa de otro antejuicio contra Morales por financiamiento electoral ilícito.

“Con lo que tomó no solo la decisión del cierre de la Comisión, de la no continuidad. Además de la manera cómo lo hizo: en una alocución pública respaldado por varias decenas de militares como en una demostración de fuerza, mientras al frente de la sede de la CICIG había vehículos militares artillados; y luego, 3 o 4 días después me prohibió el ingreso al país de manera que durante todo este año estuve [trabajando desde] fuera de Guatemala”.

Velásquez recordó que Morales mantuvo esa disposición pese   al fallo de la corte constitucional que dejaba sin efecto la decisión del presidente en la que lo acusaba de ser un peligro para la seguridad nacional.



Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: