8.5 C
New York
lunes, diciembre 4, 2023

La larga cola de Zeferino

La larga cola de Zeferino

LECTURA POLÍTICA por: Noé Mondragón Norato

El exgobernador perredista Zeferino Torreblanca Galindo, reprodujo fielmente lo que tanto condenó —y hasta le fincó juicio penal— del también ex perredista David Jiménez Rumbo: la diatriba y el juicio sumario como forma de exhibir corruptelas del pasado. Como si su administración se hubiese caracterizado por la limpieza y la pulcritud en el manejo de los presupuestos. La realidad de las cosas es que Zeferino está desesperado. Da palos de ciego en busca de reflectores que desempolven su prolongado anonimato. Y de ahí se lee lo demás. NOSTALGIA DE PODER. – Si hay algo que no puede negar Zeferino Torreblanca es que quiere más poder. Lleva dos intentos fallidos por encaramarse por segunda vez, como alcalde de Acapulco. Y no se le ha dado. La coyuntura le abrió la posibilidad de retornar con más pena que gloria.

Zeferino en el Grupo Aca

1.- En su intervención ante el grupo Aca, el exgobernador despotricó contra al menos cuatro personajes: la gobernadora Evelyn Salgado, el exgobernador Ángel Aguirre, el rector electo de la UAGro, Javier Saldaña Almazán y el exsenador Sofío Ramírez. Es entendible que necesite oxígeno político. Miradas que se posen sobre él. Partidos políticos que comiencen a evaluar una rentabilidad electoral perdida. Y la apelación al lenguaje acusatorio como pretenciosa arma para señalar a los corruptos del pasado. Pero Zeferino no admitió al menos dos estigmas que lo han perseguido desde que abandonó el gobierno estatal: la acusación de ser el autor intelectual en el crimen del finado perredista, Armando Chavarría Barrera, hecha justamente por David Jiménez. Un homicidio político que nunca resolvió pese a que ocurrió durante su periodo como gobernador. Y por el otro, de haber dejado sembrado el terreno político para que el PRI retornara al gobierno estatal en la elección del 30 de enero de 2011, a través del actual senador priista Manuel Añorve Baños. Y como dicho escenario lo fracturó Ángel Aguirre, de ahí derivan las animadversiones arrastradas hacia dicho personaje.

Alianza con mano ancha

2.- Las expectativas partidistas para Zeferino Torreblanca están literalmente muy reducidas para la próxima elección federal de 2024. Por un lado, el Morena hará alianza con el PT y con el PVEM. Por el otro, PRI, PRD, PAN y eventualmente el MC se unirían para hacer frente a los primeros. La alianza PRI, PRD PAN no lo postularía para ningún cargo de elección por la sencilla razón de que ahí opera con mano ancha el exgobernador Ángel Aguirre, el personaje contra el que acaba de despotricar y uno de sus más férreos adversarios políticos. Aguirre ni siquiera lo ha incluido en el Foro Plural de Exgobernadores. Y con el Morena de AMLO la relación es mala y se prolonga irremediablemente con Claudia Sheinbaum. ¿A qué partido apuesta su resto el exgobernador perredista para ser postulado como candidato por cuarta vez a la alcaldía de Acapulco? ¿Tiene expectativas de ganar si es designado por alguno de los partidos pequeños que acaban de ser aprobados para participar en la elección de 2024 por parte del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC)? ¿Sustenta su rentabilidad electoral en el discurso rupturista con los actores políticos del pasado que termina por alcanzarlo irremediablemente?

Zeferino le cerró el paso al finado Armando Chavarría

3.- Zeferino Torreblanca acusó que en la UAGro hay un rector rico encarnado en Javier Saldaña Almazán. Pero tampoco admitió que cuando fungió como el primer gobernador de “la alternancia” en Guerrero, le cerró el paso al finado Armando Chavarría en dicha institución a fin de disminuir su influencia política allí, apoyando con todos los recursos a su alcance al entonces aspirante de la corriente Fredeuag, —la misma que sigue enquistada y medrando con en el poder universitario a través de Javier Saldaña— Dolores Arturo Contreras Gómez, en la elección de rector de 2006. En aquel proceso electoral Contreras se impuso al aspirante chavarrista, Germán Cerón Silverio, quien se desempeña actualmente como contador general de la UAGro. Es decir, el exgobernador Torreblanca fortaleció el embrión a través del cual prolongaría su poder el Fredeuag. Y ahora cómodamente, se deslinda de esas corruptelas de las que reniega y no quiere ver. La cola de Zeferino —como la de muchos actores del poder en Guerrero—, es demasiado larga como para que se la quiera cortar de tajo. Y condenar la corrupción en su boca, es vituperio.

Hojeada de paginas

HOJEADAS DE PÁGINAS…Carente de mecanismos de defensa discursivos y convincentes, el exsenador perredista y hoy dirigente priista de Acapulco, Sofío Ramírez Hernández, sufrió la paliza de su vida de la garganta enardecida y ácida zeferinista. Y confirmó su condición de vaquero aguirrista a motu proprio: justificó la elección en la UAGro que llevó un solo competidor apelando a la manoseada autonomía universitaria, pero sin reparar en la involución democrática que ello significó. Es decir, su trabajo como político consiste en justificar las ignominias y doblar cómodamente la cerviz ante los atropellos; no en alentar en ninguna circunstancia, una democracia que dañe sus intereses. Bajo esa mística y ese “talento” es como “creció” en la arena política local. Qué tal.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES