13.2 C
New York
miércoles, abril 17, 2024

Marcelo: amenaza política para AMLO

Marcelo: amenaza política para AMLO

LECTURA POLÍTICA por: Noé Mondragón Norato

Hay un escenario perturbador dentro del proceso de la sucesión presidencial de 2024: que AMLO asegure un sexenio más decidiendo en la administración pública federal, utilizando a Claudia Sheinbaum como su muñeco guiñol. Un remedo de lo que el expresidente priista Carlos Salinas de Gortari intentó hacer postulando a Luis Donaldo Colosio Murrieta, como el candidato del PRI controlable para sus proyectos de poder futuros. Cuando Colosio se rebeló contra el salinismo a través de su discurso rupturista del 6 de marzo de 1994, ocurrió su asesinato. Exactamente 17 días después de haberlo pronunciado. De ahí se abren algunas lecturas. TURBULENCIA CRIMINAL. – En toda la historia política de México, la “izquierda” tomó la presidencia del país por primera vez en la elección de 2018. Pero el poder abre pugnas feroces en aras de conservarlo. Se lee así:

Delincuentes se han adueñado de municipios

1.- Hay un clima inestable en todo el país. La violencia progresiva de los grupos delictivos alcanza todo. De hecho, se han adueñado de municipios y entidades enteras. Esa turbulencia se convierte en campo fértil para que el crimen político no esté exento de aparecer nuevamente. Acaba de ocurrir en Ecuador con el artero asesinato del periodista y político, además de candidato presidencial, Fernando Villavicencio Valencia el pasado 9 de agosto. El inmolado era un enemigo declarado del expresidente de ese país, Rafael Correa Delgado. Y el actual presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso Mendoza no dudó en responsabilizar del atentado a “los miembros del crimen organizado”. Porque los grupos criminales que operan en aquel país proyectan la misma impunidad que en México.

Amplia base social del Presidente

2.- El presidente AMLO posee una amplia base social sustentada en la aplicación puntual de todos sus programas sociales. Es una prerrogativa que le garantiza el triunfo electoral del candidato del Morena a la presidencia. El problema es la eventual rebelión de Marcelo Ebrard, uno de los aspirantes más fuertes de ese partido. Está visto que Claudia Sheinbaum destila obediencia absoluta hacia el presidente AMLO. Encarna a la mujer que puede ser controlada siendo eventual presidenta del país. Carece incluso, de personalidad política y de presencia escénica. Su calidad de voz es débil —rayando en la disfonía—y provoca que sus discursos soporíferos no prendan a las audiencias. Pero eso no importa cuando lo que está de por medio es la conservación del poder. Claudia es el prototipo del político sumiso e incondicional que el actual presidente necesita para sus proyectos políticos transexenales.

Marcelo

3.- El excanciller Marcelo Ebrard es una amenaza política para el actual presidente. Porque camina por sus propios rieles y a diferencia de Claudia, ha forjado un liderazgo propio. Por eso cuando recién se quejó de los acarreos estimulados por el equipo de Sheinbaum y de que se habían roto los acuerdos establecidos para todos los aspirantes presidenciales, el dirigente nacional del Morena, Mario Carrillo, guardó silencio. Pero el operativo es real: se ha desatado una inusual pinta de bardas —como si ya hubiese iniciado la campaña formal— y una propaganda recurrente orientada a posicionar a Claudia que ha sido en los hechos, inflada en las encuestas.

El punto central del asunto apunta hacia otro extremo: cómo controlar a Marcelo cuando las últimas cinco encuestas lo ubiquen eventualmente, como el perdedor. Porque si bien es cierto que mantiene algunos pasivos que lo afectan con relación a la línea 12 del metro de la Ciudad de México, también es real que le conoce muchos secretos inconfesables a AMLO. De hecho, Marcelo apela al pago de las lealtades presidenciales. En caso contrario y de ser marginado y anotarse después como aspirante presidencial del MC —que es el camuflaje para engancharlo en la alianza PRI-PAN-PRD—, toda la furia del grupo gobernante podría desatarse en su contra. Incluida la de los grupos del crimen organizado a quienes se ha dejado la cancha abierta para operar la violencia en el país. ¿Acaso podrían estar en la hipotética tentativa de reproducir el magnicidio de Colosio de 1994 —que fue político— o el más reciente ocurrido con el aspirante presidencial en Ecuador? En una nación convulsa y tejida por una red infinita de variopintos y hasta oscuros intereses, todo es absolutamente posible.

Martha Obeso aliada de Javier Saldaña. Qué tal

HOJEADAS DE PÁGINAS…Ironías del destino: Martha Idalia Obeso Cázares, la esposa del extinto perredista Armando Chavarría, demandó por enésima ocasión, justicia y fin a la impunidad en el caso del crimen de su cónyuge ocurrido hace 14 años. Pero terminó aliándose recientemente y a través de un desplegado público, con el rector electo de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, hijo predilecto de la corriente Fredeuag, a la que Chavarría combatió sin cuartel en esa institución de educación superior. Y está vez, la viuda olvidó los señalamientos que hizo en su momento contra el exgobernador perredista Zeferino Torreblanca, a quien acusó de ser el autor intelectual de ese crimen. Qué tal.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES