septiembre 23, 2020

Select your Top Menu from wp menus

En Uruguay utilizan una metodología desarrollada en el ITESO

En Uruguay utilizan una metodología desarrollada en el ITESO
Banner 1 coyuca

La innovación no conoce fronteras. Cada vez más las universidades de todo el mundo buscan incentivar en sus estudiantes habilidades y conocimientos que los ayuden a innovar y, más aún, a trasladar esa innovación a los sectores que más lo necesitan. Es así como el ITESO desarrolló el Modelo de Innovación Abierta Link. 

Pero esta metodología, que busca que equipos multidisciplinarios de estudiantes trabajen en soluciones de retos específicos planteados por y para las diferentes industrias, no se limita únicamente al campus universitario. En 2019 Link llegó a Uruguay, donde la Cámara de Industrias del Uruguay adquirió la metodología y se implementó en la Universidad Tecnológica del Uruguay (Utec) y en el Consejo de Educación Técnico-Profesional UTU (CETP-UTU).

Juan José Solórzano Zepeda, coordinador del modelo de innovación abierta del ITESO, comparte que la implementación de este en Uruguay se llama Células de Innovación. Cuatro retos, cuatro empresas, seis profesores y 20 estudiantes inauguraron la primera temporada de este proyecto. Desde el ITESO se hizo el acompañamiento para que alumnos, académicos y empresas lograran hacer suyo el modelo.

“Hay mucho entusiasmo, interés, apertura y disposición. Lo que lograron les dio mucha satisfacción a los alumnos, que adquirieron competencias como autodirigirse, investigar y plantear soluciones y posibilidades de mejora. También a las empresas, que pudieron conocer nuevas formas de trabajar y abordar sus problemas”, menciona el académico, quien también funge como coordinador de la Incubadora de Empresas Tecnológicas del Centro para la Gestión de la Innovación y la Tecnología (Cegint) del ITESO.

Durante la clausura de la primera temporada de Células de Innovación, Álvaro Pena, director de Utec Innova, señaló que para esa casa de estudios es prioritario articularse con el sector productivo.

Añadió que este modelo promueve la colaboración directa y a nivel de pares entre empresas, estudiantes y docentes para generar soluciones que resulten innovadoras y disruptivas. 

El académico reconoce que llevar un proceso de innovación abierta es “sumamente desafiante”, por lo que contar con el modelo Link del ITESO fue fundamental. De la metodología, comentó que es clara, “con objetivos y plazos que nos permiten evaluar y dar seguimiento al desarrollo por parte de los estudiantes y a la articulación con el sector productivo”. 

Rumbo a la segunda temporada

Laura Rodríguez, estudiante de la Licenciatura en Tecnologías de la Información en Utec, comentó que la multidisciplinariedad del equipo permitió que se pudieran enriquecer las propuestas presentadas a las empresas, dado que cada perfil conoce y domina herramientas, y tiene conocimientos diferentes.

Leonardo Alzugaray, también alumno de la UTEC, consideró importante que más estudiantes participen en el programa de Células de Innovación “porque es una posibilidad de adquirir nuevos conocimientos e intercambiar información con otros estudiantes y departamentos para beneficio de la industria nacional”.

Lorena Pérez, representante de la empresa Inco LTDA, señaló que la mancuerna creada entre la industria y la academia es una gran oportunidad para desarrollar innovación, especialmente para las pequeñas y medianas empresas que pocas veces cuentan con estructuras propias desde las cuales puedan hacerlo.

Para Pablo Álvarez, representante de Top Van SA, participar en este programa de innovación abierta “da la oportunidad de ver cosas que te pasan todos los días de otra manera, con el intercambio de otros puntos de vista”.

“(El trabajo con estudiantes) nos brinda un punto de vista actual y desde fuera para no quedarnos desde la empresa. (Es importante) generar esa cultura de intercambio y de darle la posibilidad al estudiante de mostrarle que está para mucho más”, dijo.

La segunda temporada de Células de Innovación arrancó en la primera semana de mayo de 2020 con seis retos de innovación industrial y la participación de cinco empresas, cinco profesores facilitadores y 30 estudiantes de diversas carreras. Todos los procesos están adecuados a las medidas de distanciamiento social por la contingencia sanitaria, por lo que muchas dinámicas se llevarán a cabo en línea.

En Verano 2020, completamente en línea

Estudiantes de cualquier carrera del ITESO pueden participar de esta metodología, ya sea como su Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) o como materia complementaria con el nombre de “Innovación abierta en tecnología, diseño y dinámicas sociales”. 

Solórzano destaca que desde hace tres semestres se ha impartido esta asignatura con este esquema y con resultados muy favorables. Este año se ofrece por primera vez en línea y en el ciclo escolar de Verano, con un esquema intensivo de cuatro sesiones por semana durante los dos meses del periodo. 

Los retos de innovación en los que se trabajó durante el periodo de Primavera 2020 aplican también para el ciclo de verano, con la diferencia de que los equipos ahora deberán trabajar con base en escenarios distintos y buscar alternativas a las soluciones antes propuestas

“Por ejemplo un reto es el manejo de desecho textil, que puede referirse a lo que sobra en las fábricas que producen tela o que generan artículos textiles, o a la ropa que desechamos nosotros. De entrada, son dos escenarios diferentes. (Durante el período de Primavera) el equipo trabajó la opción de las fábricas, ahora el reto puede ser el desecho que se genera por la ropa o artículos textiles en desuso y que van directo a la basura”, apunta el académico.

Banner coyuca 2
Banner coyuca 2


Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: