noviembre 19, 2019

Select your Top Menu from wp menus

La vida hay que disfrutarla como viene: Odin Dupeyron

La vida hay que disfrutarla como viene: Odin Dupeyron

*Al final, lo que importa es ¿qué tan bien te la pasaste?, ¿cuánto te reíste?, ¿cuánto disfrutaste?, expresa, Odin Dupeyron, ante el Comité de Damas de la industria minera.

ACAPULCO, GRO., 23 DE OCTUBRE.- La vida es como una Montaña Rusa, no importa qué tan alto subas, no importa qué tan bajo caigas, las vueltas que dé; lo más importante es que algún día nos vamos a bajar de ese carrito al cual ya no hay regreso, y por eso es muy importante que cuando vayamos arriba no cerremos ni los ojos, ni las manos.

Odin Dupeyron reflexionó con este parangón durante su presentación en el marco de la XXXIII Convención Internacional de Minería, al presentar su conferencia-show “Esto sé. De sobrevivir… a vivir”, charla a manera de comedia, en donde comparte su experiencia de vida incluyendo sus buenos y malos momentos, sus triunfos y fracasos.

Acompañado de dos actores que le ayudaron a contar su historia, Odin primero funge como narrador en medio de una princesa y un dragón; de pronto interrumpe la historia para iniciar lo que también es conocido como la “anti conferencia” por la forma de abordar el tema sobre la vida y la búsqueda de la felicidad.

Odin Dupeyron, quien ha incursionado en teatro, arte útil y literatura, es impulsor de la premisa de que se debe aprovechar la vida como viene porque al final de cuentas es lo único que se tiene. “La vida se vive, porque se vive”, dice en su perfil de Facebook que está a punto de llegar a un millón de seguidores.

Ante un auditorio repleto en el Hotel Princess de la zona Diamante de Acapulco, el conferencista se presentó ante socias del Comité de Damas de la industria minera.

Les aseguró que al final de sus días, “a la edad que lleguen, con hijos, sin hijos, con amor, sin amor, casadas, divorciadas, con trabajo, sin trabajo… la pregunta será: ¿qué tan bien te la pasaste?, ¿cuánto te reíste?, ¿cuánto disfrutaste?, cuánto le entraste a los putazos y te demostraste quien eras y de qué estabas hecha?, ¿qué tanto hiciste por ti y por los demás?, ¿hice bien a mi familia?, ¿ayudé a mi comunidad?”
Se trata, dijo, de ver al final qué tanto aprovechaste cada oportunidad para ser feliz.

“Pasan los años, cada día tienes más edad, tienes muchas oportunidad para salir, y correr y viajar, y comer delicioso, salir a nadar, tomar el sol, escalar, reír; tienes mucho tiempo para divertirte, para amar y para que te amen; para disfrutar la vida, disfrutarla de verdad, con lo bueno y con lo malo, y no quiero pensar que al bajarte de este carrito de la Montaña Rusa te digas: ¿y si hubiera abierto los ojos?, ¿si hubiera soltado las manos?
El viaje se va a acabar, reiteró al concluir, “y está en nuestras manos hacer de la vida la más chingona de las aventuras, con lo que tenemos; hagan de su vida la más chingona de las aventuras”.

Por José de la Paz Pérez



Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: