octubre 23, 2019

Select your Top Menu from wp menus

Festival de beneficencia por el Día Internacional del Adulto Mayor, Edoméx

Festival de beneficencia por el Día Internacional del Adulto Mayor, Edoméx

Toluca, Estado de México, 29 de agosto de 2019. En el marco del Día Internacional del Adulto Mayor, la Asociación de Beneficencia Privada del Estado de México para Auxilio a Ancianos, Institución de Asistencia Privada (IAP), legalmente constituida ante la Junta de Asistencia Privada (JAPEM), celebró a los abuelitos albergados en el asilo con un festival compuesto por actividades recreativas, comida y servicio espiritual.

 En este sentido, el Presidente del Patronato del Asilo, Miguel Ángel Mena Alarcón, señaló que la institución cuenta con el apoyo del Gobierno del Estado de México, gracias a la participación de la IAP en las distintas convocatorias del Programa Acciones para el Desarrollo (PAD), que gestiona la JAPEM.

Indicó que a través de estos apoyos que brinda la Secretaría de Desarrollo Social, se ha rehabilitado y acondicionado el inmueble con celdas solares, para contar con agua caliente que se utiliza para la calefacción del asilo y se cambió toda la cancelería en puertas, ventanas y baños.

 Además, dijo, la JAPEM también apoyó con la adquisición de una camioneta para el traslado de los abuelitos, además se construyó un elevador que permite el desplazamiento de una planta a otra con mayor comodidad, para quienes utilizan silla de ruedas, bastón y andadera.

 “Gracias al apoyo entre la JAPEM y la institución, y obviamente algunos bienhechores, hemos podido instalar un elevador”, apuntó.

 “También contamos con calefacción en cada una de las habitaciones de los abuelitos, y en las áreas comunes tenemos servicio de calefacción y la calefacción es un sistema hidrómico entonces como funciona con agua, calentamos el agua por medio de paneles solares”, destacó Miguel Ángel Mena Alarcón.

Lo que se resguardo

La institución brinda resguardo a quienes sus familiares ya no pueden cuidar debido a su ritmo de vida, sin embargo, en la mayoría de los casos, los adultos mayores son abandonados en el albergue.

 De igual forma, existen otros casos, en los que la persona llega por voluntad propia pues ya no puede valerse por sí misma, y decide buscar un lugar donde poder estar. Tal es el caso de la señora Rosa María Hernández, de 75 años de edad.

 “Primero me levanto, luego nos bañan, nos arreglan y nos preparan para venir a desayunar. Me tratan muy bien, la verdad que no extraño mucho mi casa, aquí hay juegos, donde nos distraemos, el jardín, nos vamos a las recámaras, al baño, todo está muy bien”, compartió.

 El asilo proporciona un lugar digno dónde vivir, así como alimentación, atención médica, terapia física y ocupacional para las ancianas y ancianos albergados. Está atendido por cuatro religiosas, cinco auxiliares, tres enfermeras, un licenciado en terapia física y rehabilitación, y tres voluntarios que se encargan de proporcionarles, no sólo los cuidados que necesitan, sino un hogar.

“Pues tengo muchos amigos, amigas de la misma edad, sobre todo amigas, es lo que más tenemos, y nos ponemos a platicar y todo eso”, expresó Rosa María Hernández.

 Por su parte, Miguel Ángel Mena comentó que la sociedad en general, especialmente los jóvenes, han dejado de ver a los adultos mayores y de tener cuidado hacia ellos, lo cual representa una pérdida, debido a que gracias a ellos tenemos una historia familiar y un legado cultural.

Lo que desentendió

“Me parece que la sociedad se ha desentendido de esto, cuando antiguamente era reconocido el clan de los ancianos, era el clan de la sabiduría, a ellos se les pedía consejos, hoy pareciera que la gente hemos cambiado a Google por la sabiduría de nuestros ancianos”, agregó.

 La Asociación de Beneficencia Privada para Auxilio a Ancianos, IAP alberga actualmente a 40 personas de la tercera edad, la mayoría son de escasos recursos, sin embargo, en palabras del Presidente del Patronato, la donación que más se requiere es el tiempo.

 “Necesitamos de personas que decidan donar su tiempo para venir a pasar un rato con los ancianitos, que quieran escuchar sus historias, que les enseñen algunas manualidades o jugar ajedrez, lotería o dominó con ellos”, manifestó.

 Asimismo, invitó a la población a realizar donaciones en especie, como leche sin lactosa, artículos de limpieza e higiene personal, pintura blanca e impermeabilizante.

“Las aportaciones económicas también son necesarias para poder pagar el servicio de luz, gas o para estar en posibilidad de contratar a más personal de enfermería”, expresó.



Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: