noviembre 17, 2019

Select your Top Menu from wp menus

Concurso “CanSat” de la UNAM será iberoamericano

Concurso “CanSat” de la UNAM será iberoamericano

El concurso CanSat de la UNAM se internacionaliza. En esta competición los participantes diseñan, construyen y ensayan la puesta en marcha de un satélite en una estructura similar a una lata de refresco, que lleva como tripulante un huevo.

Ahora, por primera vez trasciende las fronteras. Será iberoamericano y buscará incluir a jóvenes de América Latina, España y Portugal, informó Alejandro Farah Simón, investigador del Instituto de Astronomía (IA) y secretario de Educación y Divulgación, del Programa Espacial Universitario (PEU), entidad responsable del evento.

“Es una oportunidad para las universidades de la región que empiezan en la carrera espacial, además de ser una pauta para que los chicos estén mejor preparados para dar el paso a eventos mundiales”, subrayó.

Hasta ahora, el PEU ha organizado una primera edición (2017-2018) dirigida a alumnos de nivel bachillerato y licenciatura de esta casa de estudios, y una segunda a nivel nacional (2018-2019), que incluyó a estudiantes de licenciatura y posgrado de instituciones educativas de todo el país.

En su tercera edición (2019-2020), la invitación es para estudiantes de Iberoamérica, quienes deberán conformar equipos de cuatro a siete integrantes; sólo dos de ellos podrán ser de posgrado. La convocatoria está abierta desde el 14 de octubre y hasta el 13 de diciembre de 2019, y se puede consultar en la página del PEU (www.peu.unam.mx).

Lo que se ofreció

“La idea del CanSat es aprender haciendo. Lo llamamos ‘curso-concurso’ porque a lo largo del evento se ofrecen pláticas sobre cómo hacer este tipo de proyectos. Los jóvenes adquieren conocimientos de forma lúdica y se les abren puertas a muchos ámbitos académicos e industriales. En CanSat se asimila de forma diferente cómo desarrollar un proyecto espacial”, afirmó Farah.

El porcentaje de éxito en la última competencia fue de 40 por ciento, pues de 70 equipos, 27 llegaron al lanzamiento, y entre 10 y 15 por ciento cumplieron cabalmente la misión, es decir, hicieron telemetría, y su astronauta, el pequeño huevo, sobrevivió al impacto. Muchos alumnos se inscribieron en el concurso por segunda vez y mejoraron su posición.

Farah Simón comentó que todos los componentes de los pequeños satélites son reusables; el objetivo es que sean reciclados y de bajo costo. “En la convocatoria explicamos que entre más económico, ligero y con mayor transmisión de datos, es mejor”.



Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: