mayo 23, 2022

Select your Top Menu from wp menus

¿Existen emociones negativas?

¿Existen emociones negativas?

Grupo Gayosso comparte: ¿Existen emociones negativas?

Para comprender bien esta pregunta, es relevante revisar la definición de negativo, y de acuerdo a la real academia española: “Dicho de una cosa: Mala, perjudicial o infructuosa” es decir algo nocivo, qué hace daño y por ende es mala su presencia. 

Para este tema se revisarán los siguientes puntos:

–  ¿Cuál es la naturaleza de las emociones?

  • Qué diferencia hay entre emociones y sentimientos 
  • Para qué sirven las emociones 
  • Existen o no emociones qué hacen daño a la salud mental, debido a que son perjudiciales. 
  • ¿Cuáles emociones deben fomentarse para un buen desarrollo? 

La naturaleza de las emociones es que las mismas surgen de manera automática sin que exista una elaboración cognitiva, es decir, no se involucran los pensamientos en la aparición de estas y por tal motivo no es algo voluntario que se pueda planear o decidir a voluntad. 

Es decir, las emociones son reacciones y, como tales, tienen funciones específicas, entre ellas promover orientación sobre lo que está sucediendo, ayudan a señalar la presencia de la necesidad, informan de aquello que es significativo e influyen en la organización mental para realizar la acción que llevará a la satisfacción de dicha necesidad. Es decir, permiten que uno esté capacitado para responder a la altura de las circunstancias que se está experimentando de manera adaptativa.

Los sentimientos

A diferencia de las emociones, los sentimientos son después de la elaboración cognitiva de la emoción, es decir, después de interpretar y darle un sentido a las emociones. En esta etapa ya se involucra activamente el razonamiento y se empiezan a construir como pensamientos  positivos y negativos, o como los etiqueta la psicoterapeuta Miriam Muños Polit, sentimientos de desarrollo o deterioro. 

Por lo tanto, todas las emociones tales como el miedo, afecto, alegría, tristeza están al servicio de la supervivencia  revelan la urgencia de prepararnos para llevar a cabo acciones congruentes que permitan satisfacer las necesidades que se presentan, por lo que todas las emociones son reacciones adaptativas e involuntarias que siempre son positivas para el desarrollo, adaptación y supervivencia. 

Es aquí donde se hace de nuevo referencia a la definición de malas, ya que la tristeza y el enojo por ejemplo, no son malas en el sentido de que no son nocivas, ya que no estorban al desarrollo sino al contrario, un enojo puede capacitar a alguien que lo está sintiendo para reaccionar correctamente antes alguna situación de abuso y la emoción lo pone en el contexto necesario para poner límites de manera adecuada. 

Esto no significa que se deban de ignorar las emociones “aparentemente” desagradables o que estén fuera de lugar. Es indispensable buscar atender necesidades que se presentaron a través del dolor de la pérdida y la tristeza, que, si bien no es deseable, puede ayudar a capacitar aquellos momentos que ameritan para retirarnos del mundo y trabajar con nuestro interior para encontrar respuestas y sentido en momentos de duelo o sufrimiento. 

“De acuerdo a lo anterior, podemos concluir que no hay emociones negativas, ya que no son controlables y surgen antes que los pensamientos y decisiones. Es posible que se llegue a tener sentimientos de deterioro, pero estos son provocados por los pensamientos, los cuales sí pueden tratar de controlar y hacerlos más conscientes.”

NOTAS RELACIONADAS: