diciembre 09, 2021

Select your Top Menu from wp menus

Jurista universitaria será galardonada con el premio nacional de derechos

Jurista universitaria será galardonada con el premio nacional de derechos

Por su destacada labor en la promoción y defensa de las garantías fundamentales, Rosa María Álvarez González, académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, recibirá el Premio Nacional de Derechos Humanos 2020 que otorga la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

“Me siento orgullosísima, mis hijos también; no esperaba el premio, por supuesto. Siempre he pensado que todos debemos actuar conforme nos dictan las normas y las instituciones en las que colaboramos, y que nos debe impulsar la satisfacción de cumplir cabalmente con nuestras obligaciones”, destacó la galardonada.

No obstante, si hay un premio a la labor que realizamos, es gratificante “porque no es un reconocimiento para mí, también para mis exalumnos a quienes he intentado abrirles este camino del conocimiento de los derechos humanos, de la igualdad de las mujeres, y que me siguen y me apoyan; creo que debo compartirlo con ellos y mis alumnos”, prosiguió la coordinadora del Núcleo Multidisciplinario sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

La especialista en derecho de familia, violencia contra las mujeres, y género y derechos humanos, consideró que la violencia familiar y contra las mujeres, niñas y niños es un asunto cultural que se vive desde tiempos inmemoriales.

“La idea de que las mujeres somos inferiores a los varones ha subsistido a través del tiempo. Por ello es muy difícil contender contra estas ideas, mismas que han sido combatidas justo por las propias mujeres”, subrayó.

Todos los adelantos y beneficios jurídicos logrados a lo largo del tiempo han sido gracias a los movimientos feministas en el mundo, de aquellas que se han impuesto para hacerlo, y México no es la excepción.

Recordó que en nuestro país, a partir de 1996, comenzaron a crearse  normas jurídicas; entre las pioneras están las del entonces Distrito Federal, más tarde se expidió la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, normas que se replicaron en casi todos los estados. “De manera que, en cuanto a regulación jurídica, creo que estamos completos; sin embargo, no se cumplen como debe ser”.

La especialista sostuvo que en términos jurídicos los logros hasta ahora para erradicar la violencia contra las mujeres, niñas y niños son un gran paso, aunque han sido arrancados casi a punta de manifestaciones y de reclamos porque las autoridades todavía no están dispuestas a cumplir cabalmente con las obligaciones que tienen para ejecutar las normas jurídicas, precisó.

Rosa María Álvarez puntualizó que el derecho por sí solo no resolverá los problemas de violencia que viven las mujeres, pero tampoco otros que aquejan al país. Ante ello, dijo que como sociedad debemos exigir a las autoridades cumplan con sus deberes.

Aunque los métodos pueden variar y la sociedad no estar de acuerdo con los medios que utilizan las jóvenes para que se satisfagan sus demandas, “si las autoridades no escuchan, si no están dispuestas a cumplir íntegramente con las obligaciones que les imponen las normas jurídicas, es necesario buscar otros cauces”.

Dijo que poco a poco tendrán que adecuarse las leyes a esta nueva realidad en la que mujeres y hombres tenemos los mismos derechos, esa aspiración a la igualdad debe implementarse si queremos ser un país democrático.

Lamentablemente –prosiguió– la estructura patriarcal que ha imperado desde tiempos históricos, sigue ahí agazapada y en el momento menos pensado salta para no permitir a las mujeres llegar a esa igualdad tan anhelada desde la Revolución Francesa.

Como sociedad tenemos la responsabilidad de hacer algo dentro de nuestras posibilidades. “En mi caso lo que puedo hacer y he venido haciendo siempre es la academia, tratar de modificar desde esa perspectiva lo que es necesario, porque creo que la única posibilidad que tenemos de mejorar la situación de los mexicanos, no solo de las mujeres, es mediante la educación, ésta es el punto básico, el elemento fundamental para cualquier sociedad”.

NOTAS RELACIONADAS: