septiembre 20, 2019

Select your Top Menu from wp menus

Los conflictos extremos estallaron antes del declive de la civilización Maya

Los conflictos extremos estallaron antes del declive de la civilización Maya

La civilización maya existió desde aproximadamente el año 2000 a. C. hasta finales del siglo XVII, cuando los españoles conquistaron el último estado independiente. En el período clásico (aproximadamente 250–900 años de nuestra era), los estados mayas crecieron y comenzaron a pelear entre sí.

A pesar de más de un siglo de investigación arqueológica, la naturaleza y las consecuencias más amplias de la guerra maya siguen siendo poco conocidas.

Esta ‘temprana’ y altamente destructiva guerra maya, ha salido a la luz gracias a una combinación de datos obtenidos con núcleos de sedimentos, excavaciones del sitio y traducciones de escritura jeroglífica, comenta el geólogo investigador David Wahl del Servicio Geológico de Estados Unidos, California, y sus colegas.

Los ataques organizados destinados a destruir ciudades comenzaron durante el apogeo de la antigua civilización maya, cuando Witzná y otras ciudades prosperaron en las regiones bajas de América Central, informaron los científicos en Nature Human Behavior.

El período clásico de la civilización maya fue de alrededor de 250 a 950. Muchos investigadores han asumido que ocurrieron conflictos militares intensos entre 800 y 950, que contribuyeron con la desaparición de la civilización Maya. Los investigadores a menudo han asumido que, antes de 800, los conflictos mayas consistían en incursiones, a pequeña escala, destinadas a capturar a los representantes de alto estatus para obtener rescate o para sacrificios humanos.

El grupo de Wahl notó por primera vez que las inscripciones jeroglíficas en una losa de piedra en la ciudad maya clásica de Naranjo indican que Witzná fue atacado y quemado por las fuerzas de Naranjo por segunda vez el 21 de mayo de 697. Naranjo estaba ubicado a unos 32 kilómetros al sur de Witzná.

La losa puluuy 

Encontraron en una losa el término puluuy, que se refiere a la quema de cinco ciudades de Naranjo, incluida Witzná, en un lapso de cinco años. Algunos estudiosos sospechan que los ataques puluuy solo se dirigieron a templos seleccionados o cuevas sagradas, en lugar de asentamientos enteros.

Pero el incendio de Witzná fue lo suficientemente grande como para dejar su huella en el paisaje. Un núcleo de sedimentos extraído a unos dos kilómetros del centro ceremonial de Witzná contiene una capa inusualmente gruesa de fragmentos de madera quemada, que data de entre 690 y 700, según los investigadores.

Esa capa de sedimento marca el incendio más grande documentado, después de lo cual los signos de actividad humana se reducen (bajas tasas de erosión) en las capas centrales que se formaron, después del incendio masivo.

Los nuevos hallazgos “vinculan un evento de quema significativo en Witzná con el abandono del sitio un siglo o más antes de lo que se ha informado en otras partes de las tierras mayas“, dice el arqueólogo antropológico Andrew Scherer de la Universidad Brown en Providence,

Después del presunto ataque 697, la familia real de Witzna se aferró al poder durante al menos un siglo en un asentamiento reducido, dicen los investigadores. Las excavaciones indican que el palacio real fue reconstruido durante los años 700. La evidencia de guerras mayas que derrocaron dinastías reales en otros sitios data de alrededor de 800, dicen.

Según los autores, sus resultados muestran que durante el período clásico entre los mayas hubo graves conflictos militares, cuyo resultado fue la destrucción de asentamientos civiles y el declive económico de un área en particular.



Deja un comentario:


NOTAS RELACIONADAS: