26.3 C
New York
miércoles, mayo 22, 2024

Astudillo-Añorve: doble apuesta

Astudillo-Añorve: doble apuesta

LECTURA POLÍTICA por: Noé Mondragón Norato

Sin reconocer el daño letal que le han hecho los cacicazgos políticos priistas a su propio partido, así como a todos los guerrerenses, Efrén Leyva Acevedo, ex coordinador de la promoción de Beatriz Paredes como aspirante presidencial por el Frente Amplio, asumió con desfachatez que “PAN y PRD son una carga para el priismo porque no le aportan nada”. Es decir, de los dos cacicazgos políticos fundados por el PRD como gobierno —con Zeferino Torreblanca y con Ángel Aguirre—, sólo quedan de pie el de los priistas Héctor Astudillo, Manuel Añorve y Rubén Figueroa. Aunque esa afirmación sea hasta cierto punto, temeraria, en virtud de que la próxima elección presidencial de 2024 también podría extinguirlos. Es cuestión de aproximar el pulso a los hechos.

DESESPERACIÓN ANUNCIADA. – En realidad, los priistas locales no quieren sentar en la mesa de la negociación al PRD ni al PAN con el objeto de repartir candidaturas en equilibrio. Y Efrén Leyva, en su calidad de mensajero político de la dupla Astudillo-Añorve, ya cumplió con el objetivo. Es decir, anunciar que localmente cada uno de esos partidos (PRI, PRD Y PAN) competirían por separado y solo en la elección presidencial irían juntos con la panista Xóchilt Gálvez como candidata del Frente Amplio. Oportunista y conveniente. Como todo que lo rodea a quienes se asumen como los dueños del PRI. Y por supuesto, también de los otros dos partidos. Sin embargo, hay puntos que deliberadamente eludió Leyva Acevedo. Se lee así:

Astudillo-Añorve: doble apuesta

1.- Evitó referirse al papel que jugará el partido Movimiento Ciudadano (MC) dentro de la próxima elección en Guerrero, cuya franquicia política adquirió el exgobernador priista Héctor Astudillo, cuando todavía fungía como mandatario estatal. Ese partido y su dirigente nacional Dante Delgado, han sostenido pláticas recurrentes con el ahora derrotado morenista Marcelo Ebrard. Y no se descarta la posibilidad de que el lunes próximo se anuncie que este se registre como candidato presidencial de ese partido para la elección de 2024, pues desde antes de conocerse los resultados de las encuestas del Morena que definió a “la corcholata” ganadora Claudia Sheinbaum, Marcelo aseguró que “voy a estar en la boleta presidencial”. El punto es que el MC tiene en Guerrero, clientelas electorales mucho más raquíticas que el PRD y el PAN.

De hecho, el PRD está empatado con el PRI en número de curules locales ganadas en las urnas durante la pasada elección de 2021, con seis cada uno. El PAN alcanzó una plurinominal y el MC ninguna. En las alcaldías el PRI ganó 24, el PRD 16, el PAN 5 y el MC 3. Y en las diputaciones federales PRI y PRD ganaron una curul. El PVEM ganó dos escaños, el PAN y el MC ninguno. ¿Irá sólo el PRI a la elección local de 2024 o sólo hará alianza con el MC que, representa literalmente y en términos de captación del voto menos que el PRD y PAN?

Astudillo-Añorve: doble apuesta

2.- De ocurrir el anterior escenario, los priistas Astudillo y Añorve jugarían una doble apuesta: con la candidata Xóchilt Gálvez como representante del Frente Amplio. E hipotéticamente —y sólo si el MC lo convierte en su candidato presidencial— con Marcelo Ebrard en el plano local. Ambos personajes acordarían con cada aspirante presidencial. Y, en consecuencia, partirían el voto opositor de acuerdo con la conveniencia política de ambos, no del proyecto opositor que busca desplazar al Morena de Palacio Nacional. Muy en el fondo, lo que la dupla Astudillo-Añorve pretende, es no ceder la candidatura al senado a favor del perredista y ex edil de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre.

Anticipan que la única alianza con el MC les garantiza el pase a esa curul por el principio de primera minoría. Pero olvidan el enorme desgaste que arrastran como integrantes de ese abominable pasado priista corrupto y represor. No sólo ellos, sino también el candidato perdedor de la pasada elección de gobernador, Mario Moreno Arcos. Así y en sintonía con el PRD, el PRI también apuesta a su propia sobrevivencia en el 2024. Porque si en 2005 la presidencia panista de Vicente Fox y la primera alternancia perredista en el gobierno estatal con Zeferino Torreblanca no pudieron ni quisieron atacar y contener los cacicazgos tricolores, con el gobierno presidencial de la 4T la intención clara es desaparecer progresivamente esos vestigios políticos. Por esa razón, AMLO no hizo candidato a Marcelo. Y explica también, la evidente desesperación tricolor.

Brugada-Monreal

HOJEADAS DE PÁGINAS…Aunque la delegada en la alcaldía Iztapalapa de la Ciudad de México, Clara Brugada, ya anunció su separación del cargo para competir por el gobierno de la Ciudad de México en el 2024, esa posición parece reservada para el coordinador del senado y “ex corcholata” morenista, Ricardo Monreal Ávila. Porque, desde el 2018, dicho personaje quería esa posición. AMLO “con otros datos” en sus encuestas, se la cambió por la curul en el senado. Por eso también parece haberse bajado de esa contienda el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, protegido de Claudia Sheinbaum, pero fuera del ánimo presidencial por su involucramiento en el caso Ayotzinapa. Son otros fierros en la lumbre del fogón morenista.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES