23.7 C
New York
sábado, mayo 25, 2024

Evodio: la piedra en el zapato de Astudillo-Añorve

Evodio: la piedra en el zapato de Astudillo-Añorve

LECTURA POLÍTICA por: Noé Mondragón Norato

En cuestión de amarres políticos, el exedil perredista de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre ya se blindó. Lo anterior significa una sola cosa: ese partido ya tiene aspirante “de unidad” al senado de la república. Todas las tribus locales cerraron filas en torno a él. Algo que no se observó durante la pasada elección de gobernador de 2021, cuando el PRD y el propio Evodio declinaron la candidatura a favor del priista Mario Moreno. Los actores y las circunstancias ya cambiaron en la actual coyuntura. Pero eso al parecer, no influirá en la repetición de aquel escenario. Se lee así.

FRAGMENTAR LA ALIANZA. – Guerrero es una de las entidades del país donde el PRD conserva uno de los caudales más importantes de votos. De hecho, son PRI y PRD los que puntean aquí, en clientelas electorales cautivas. Ni el PAN ni el MC tiene la suficiente fuerza como para descarrilar a cualquiera de los dos. De ahí que por ese resquicio podría fragmentarse la alianza opositora al Morena. Hay que ir a los puntos concretos:

Caciques

1.- Si los neo caciques priistas Héctor Astudillo y Manuel Añorve se encaprichan y cada uno le apuesta a quedarse con la curul senatorial, entonces el PRD optaría por irse por la libre, compitiendo en soledad. Y desde el punto de vista de las preferencias electorales, resulta mucho más probable que el ciudadano vote por Evodio que, por Astudillo o Añorve, cuyas figuras han sido sometidas mediáticamente a un desgaste sistemático y excesivo.

Pero es el exgobernador tricolor quien se quedó atrapado con los dedos en la puerta. Porque, por un lado, si Manuel Añorve le arrebata la candidatura al senado, difícilmente ganaría una diputación federal, en virtud de que los compromisos políticos con el presidente AMLO ya están pagados. Se quedaría sin nada y sometido a todo lo que mande y diga dentro del PRI, Manuel Añorve. Ese es justo su mayor temor y amenaza. Y, por otro lado, parece indispuesto a que el PRI ceda la candidatura al senado al PRD donde ya va montado Evodio Velázquez, con quien tuvo muchas diferencias cuando fue gobernador. Si no se queda con esa candidatura, Astudillo estará condenado a un ostracismo del que difícilmente se recuperará. Es para él una cuestión de sobrevivencia. Y de falso orgullo.

Candidatura al senado le corresponde al PRD

2.- Como parte de los equilibrios políticos, la candidatura al senado le corresponde al PRD, no al PRI. Pero Manuel Añorve tiene depositada la confianza en que su jefe político, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas Alito, negocie a su favor con el PAN y con Xóchilt Gálvez. Ya lo hizo cuando PAN y PRI excluyeron de la competencia presidencial al ex jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera —quien tendió sus apuestas de poder a favor de su tocayo, el priista Miguel Ángel Osorio Chong en la pasada contienda presidencial de 2018— y al ex gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles. Con el agravante de que Alito quiere a Héctor Astudillo, pero fuera del PRI, en virtud de haberlo impugnado ante los tribunales electorales a fin de frenar la prolongación de su periodo en la dirigencia nacional hasta el 2024. Añorve evalúa que Alito podría someter de nueva cuenta en la negociación, al dirigente nacional del PRD, “el traga balas”, Jesús Zambrano. Y sabe también que si Astudillo hace berrinche y se va del PRI a competir por el MC —partido de su propiedad— pierde de calle la elección.

La pugna por el senado es entre tres

3.- Si la alianza opositora colapsa aquí, la ruptura se hará por el hilo más delgado. Y la candidata del Frente Amplio, Xóchilt Gálvez podría percibir a Guerrero desde ya, como una entidad en la que no se le daría ganar. Por la ausencia de acuerdos entre PRI-PRD. Porque si bien Añorve está metido en el proyecto de competir para la gubernatura en 2027, el único que se le atravesaría en el camino sería justamente Evodio. Y dentro de las jerarquías priistas Astudillo admite estar solamente abajo del exgobernador Rubén Figueroa. Pero nunca reconocerá, por ego y narcisismo de poder, estar debajo de Añorve. Por eso mismo, la pugna por el senado es entre tres. Sólo uno de ellos pasará por el principio de primera minoría. La eventual ruptura de la alianza opositora se estará generando así, en dos frentes: al interior del PRI. Y también con el PRD. Pero la verdadera piedra en el zapato para la dupla Astudillo-Añorve, es el perredista Evodio Velázquez. Ese es el punto.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Vendiéndose como adherentes de un proyecto político morenista determinado, algunos expulsados de ese partido pretenden regresar a sus filas cubiertos con esa careta. Dos destacan: el ex presidente de la Jucopo del Congreso local, Alfredo Sánchez Esquivel, quien se plegó al proyecto de Marcelo Ebrard. Y el exdiputado local Servando de Jesús Salgado Guzmán, quien fue expulsado de la fracción morenista en la pasada legislatura, declarándose independiente. Hoy, colgado del proyecto de Adán Augusto López —el “hermano” de AMLO— y del diputado federal Pablo Amílcar Sandoval —un oportunista consumado—, intenta retornar al Morena. El hambre de poder hace que algunos personajes se sientan y crean imprescindibles, cuando sus resultados como actores políticos son por mucho, deficientes y hasta nulos.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES