4.2 C
New York
miércoles, diciembre 6, 2023

La verdadera violación a la autonomía universitaria

La verdadera violación a la autonomía universitaria

LECTURA POLÍTICA por: Noé Mondragón Norato

Desde el crimen de Armando Chavarría en 2009, la UAGro se quedó sin el personaje que la controlaba con la mira puesta en el gobierno estatal para la elección de 2011. En realidad, dicha institución no representa un semillero de votos cautivos que ayuden a ganar una elección abierta. Pero el presupuesto que maneja sí se puede canalizar soterradamente, a las campañas electorales. Por eso mismo, en pocos años se convirtió en botín político. Territorio imprescindible para las disputas por el poder partidista. Basta con leer la radiografía.

Violación a la UAGro

COTO DE PODER DE AÑORVE. – Ante la imposición del único candidato a la rectoría de la UAGro, todos los partidos políticos enmudecieron. Hasta el del Morena, Jacinto González Varona. Como si dicha Universidad no formara parte de la entidad. Se entiende por la serie de intereses de poder que están en juego. Ubicarlos es parte del contexto político:

Manuel Añorve ejerce el poder sobre la UAGro

1.- El senador priista Manuel Añorve Baños es quien ejerce el control político de la UAGro desde que el exrector Arturo Contreras Gómez despachaba en esa responsabilidad en el periodo 2006 hasta el 2010. Y era adversario de Chavarría. De hecho, Añorve lo convirtió en su coordinador de campaña en la región centro, cuando le disputó la batalla por el gobierno estatal a su primo Ángel Aguirre. Y ya no lo soltó. Se acercó al finado exrector Ascencio Villegas Arrizón, con quien comenzó el proceso de empoderamiento de esa institución. Culminó con el actual aspirante Javier Saldaña Almazán, a quien no solamente impulsó decididamente, sino que desde esa trinchera ayudó a Héctor Astudillo a contribuir en el triunfo del gobierno estatal en la elección de 2015. Todos los logros “académicos” a nivel central presumidos por Javier Saldaña, así como la presidencia del Consorcio de Universidades Mexicanas (Cumex) —en cuya estructura no figuran ni la UNAM, UAM e IPN— fueron gestiones hechas por Añorve en su calidad de diputado federal. Le sirvió la mesa a Saldaña. Y él, comedido, se sentó a degustar los platillos.

Beneficios de poder son mutuos

2.- Si Javier Saldaña se reeligió en 2017 y mantuvo el control de la UAGro hasta la fecha por medio de su actual testaferro, José Alfredo Romero Olea, en realidad es una decisión de Manuel Añorve, no de Saldaña. Apoyado por su exaliado, el exgobernador tricolor Héctor Astudillo. Porque los beneficios de poder son mutuos. Añorve y Saldaña irán juntos al proyecto por el gobierno estatal para la elección de 2027. Y si el senador Toro tampoco se involucró en el asunto y dejó pasar la reelección del único aspirante a la rectoría de la UAGro, estos acuerdos políticos debieron tomarse de manera natural y soterrada, con Añorve. Por una sencilla razón: las coyunturas, en la prospectiva del poder local podrían convertirlos en aliados. El senador Toro está labrando el terreno político para explotar esa circunstancia. Por eso, el inminente arribo de Javier Saldaña como rector por tercera vez, no es un asunto de democracia interna, sino de inconfesables y convenencieros acuerdos de poder.

Manuel Añorve ya no necesita a Héctor Astudillo

3.-Tras su ruptura política con Héctor Astudillo, el senador Manuel Añorve ya no lo necesita. Máxime ahora que Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” fue ratificado en la dirigencia nacional del PRI hasta el 2024. Y Añorve llegó de su mano, como coordinador del senado. Es previsible entonces, que sea también reelecto y hasta por la vía plurinominal —dejando el paso a la competencia a una mujer de su partido y vendiéndose como demócrata “de género”— en la curul. La UAGro con Javier Saldaña representa su principal bastión de poder a través de la cual operará su inminente candidatura por el PRI para el gobierno estatal en 2027. Sin Astudillo a su lado, Añorve tendría que manotear con cuando menos tres aliados políticos: internamente con “Alito” y Javier Saldaña. Y externamente con el senador Toro. Las inéditas relaciones de poder local podrían en determinado momento, regresarle el gobierno estatal al PRI en esa elección, dado que el único liderazgo realmente fuerte al interior del Morena es el del senador Toro. Sin él como candidato a gobernador en 2027, el partido político del actual presidente estaría llamado a perder la elección. Añorve ya vislumbró el escenario. Eso explica que, más que democrática, la elección impositiva y arbitraria en la UAGro responda en realidad, a maniobras e intereses de poder externos. Y es la verdadera violación a la autonomía universitaria.

Hojeada de paginas

HOJEADAS DE PÁGINAS…Resulta que, en la Plataforma Nacional de Transparencia, ni el Morena ni el PRD proyectan información sobre sus ingresos. El primero de ellos señala no recibir recursos. El segundo de plano no subió información alguna al respecto. Es la confirmación de que la opacidad sigue siendo la marca partidista. Aun del partido presidencial que, en el discurso, prometió atacar la corrupción. Y lo que es peor: esos dineros para financiar movilidades y proselitismos electorales se realizan con recursos financieros de los contribuyentes. Con los impuestos que todos pagamos. Si las cabezas partidistas están mal, ¿qué puede esperarse del cuerpo completo?

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES