12.7 C
New York
lunes, mayo 20, 2024

Xóchitl Gálvez y la Selectiva Condena: Más Allá de las Apariencias

Xóchitl Gálvez y la Selectiva Condena: Más Allá de las Apariencias

Por Juan Román Mariche

En un escenario político cada vez más convulso, la opinión pública se encuentra cautiva por los movimientos y declaraciones de sus representantes. Recientemente, Xóchitl Gálvez, del Frente Amplio por México, ha alzado la voz condenando enérgicamente la desaparición de jóvenes en Lagos de Moreno. Sin embargo, esta condena selectiva pone en relieve una problemática más profunda: la falta de coherencia en la condena de la violencia y la corrupción, que parecen ser evaluadas según su conveniencia.

Es innegable que la condena a actos de violencia y corrupción es fundamental en cualquier sociedad democrática y justa. La desaparición de jóvenes es un hecho que estremece a la nación, y es loable que Gálvez haya alzado su voz en este caso. No obstante, la omisión de condenas anteriores en otros contextos políticos cuestiona la integridad de sus declaraciones y la sinceridad de su compromiso con la justicia.

Durante su tiempo en el Senado y su participación en diversos partidos políticos, Gálvez ha mostrado una polaridad en su actitud hacia la violencia y la corrupción. Mientras condena firmemente la desaparición de jóvenes en Lagos de Moreno, se hace notoria su ausencia de condenas similares durante la administración de Felipe Calderón y los casos de corrupción relacionados con Vicente Fox del Partido Acción Nacional (PAN).

Esta incoherencia en su posición no solo desafía la creencia en su compromiso genuino con la justicia, sino que también refuerza la percepción de la politización de la condena. Los ciudadanos merecen una respuesta más allá de los intereses políticos partidistas; merecen una postura firme y consistente ante la violencia y la corrupción, sin importar el color político que esté en juego.

Condena selectiva de Xóchitl Gálvez

Es crucial que los políticos no solo condenen la injusticia cuando les convenga, sino que también sean valientes al señalarla en todas sus formas, sin importar quién esté en el poder. La sociedad demanda políticos coherentes, que sean faros de integridad y honestidad en un mundo político muchas veces opaco y cuestionable. Solo así se podrá avanzar hacia un país donde la justicia sea realmente imparcial y donde las condenas no sean solo una herramienta para la conveniencia política.

 

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES