13.2 C
New York
miércoles, abril 17, 2024

El TUCA de Guerrero

El TUCA de Guerrero

LECTURA POLÍTICA por Noé Mondragón Norato

Los del PRD tienen sus razones para apoyar a la panista Xóchilt Gálvez como aspirante presidencial por el Frente Amplio. La principal es que PRI y PAN excluyeron de esa contienda al senador Miguel Ángel Mancera Espinosa y al ex gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo. Eso no cayó nada bien en la dirigencia nacional perredista que se declaró “en pausa” dentro de ese Frente. Al final abrieron su apuesta a favor de la panista. Pero hay otras lecturas asociadas a lo anterior. FRENTE CONTRA “ALITO”. – Una de las tácticas priistas tradicionales consiste en meter zancadillas y operar traiciones hacia sus adversarios internos. Lo hizo así el exgobernador mexiquense priista — y tío de Peña Nieto—, Arturo Montiel cuando creó el grupo Tucom (Todos unidos contra Madrazo) como una forma de frenar al tabasqueño en la candidatura presidencial tricolor de 2006. En respuesta, Roberto Madrazo filtró a la prensa toda la ofensiva riqueza de Montiel labrada al amparo del poder público. También su romance con la periodista francesa Maude Versini, un asunto que derivó en tema de escarnio nacional. Montiel quedó fuera y Madrazo se encumbró como candidato. En su calidad de gobernador en funciones del Estado de México, Peña Nieto pactó entonces con el aspirante panista Felipe Calderón no sólo la derrota de AMLO en aquella elección, sino el arrumbamiento de Madrazo hasta el tercer lugar. Hoy con algunas variables, se repite la historia. Se lee así:

“Alito” fue el personaje que acordó con el PAN dejar fuera a los dos aspirantes del PRD

1.- El PRD prefiere negociar con el PAN que con el PRI. Se entiende que el dirigente nacional del PRI Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” fue el personaje que acordó con el PAN dejar fuera a los dos aspirantes del PRD. Esto le permitió al PAN tomar ventaja de la situación. Porque recogió los agravios perredistas a su favor convirtiéndolos en adhesiones. Desde luego, bajo la promesa de compensarlos en la negociación del Frente Amplio, con el reparto de posiciones de poder que beneficien a las cúpulas del perredismo. Y la mazorca política se está desgranando no a favor de la priista Beatriz Paredes Rangel, sino de la panista Xóchilt Gálvez. El hecho de que el senador Santiago Creel se bajara ayer de la contienda y declinara su apoyo a la también senadora de su partido, es por demás elocuente. Y en Guerrero son otras las lecturas.

Aguirre

2.- El exgobernador perredista Ángel Aguirre no podía, por simples valores entendidos apoyar a la senadora priista Beatriz Paredes. La referencia es insoslayable: en su calidad de dirigente nacional del PRI en 2010, Paredes Rangel se encargó de citar en la sede de ese partido a Aguirre. Estando allí, le informó que el candidato del PRI para la elección de gobernador de enero de 2011 era Manuel Añorve Baños, recomendado político de otrora poderoso personaje tricolor Manlio Fabio Beltrones Rivera. Aguirre salió de ese lugar para citarse en un restaurante del sur de la Ciudad de México con Marcelo Ebrard, quien fue el gestor político ante la tribu los chuchos de Nueva Izquierda, para convertirlo en candidato a gobernador por el PRD. Sin embargo, los resabios políticos quedaron grabados. Y hoy Aguirre, al apoyar desde el PRD a Xóchilt, le está pasando factura a Beatriz.

Astudillo

3.- Sin decirlo abiertamente, el exgobernador tricolor Héctor Astudillo clama en silencio porque sea la panista Xóchilt Gálvez quien quede como candidata del Frente Amplio. Porque si en su lugar llegara Beatriz Paredes, la puerta de la negociación política se reduce significativamente para los planes de poder de Astudillo. Por una sencilla razón: está confrontado con Alito, quien es el principal impulsor de Beatriz. Al ser desplazada eventualmente esta última de la contienda presidencial, Astudillo se enfocaría a negociar directamente con las cúpulas panistas varias candidaturas en Guerrero, pasándose por alto las decisiones que tome al respecto Alito. Y máxime si ha dicho escenario se suma el hecho de que, en su calidad de propietario del MC aquí, el exgobernador priista se ofertaría doblemente ante el PAN. Hay una negociación de poder que, en definitiva, tensará la cuerda al máximo. Y Alito tendría una sola disyuntiva: resignarse a otorgarle candidaturas a Héctor Astudillo. O dislocar el escenario operando con su alfil Manuel Añorve. La consigna de la dupla Aguirre-Astudillo en Guerrero parece simple: arrinconar y desplazar al dirigente nacional del PRI. O Todos Unidos Contra Alito (TUCA).

Norma Otilia-Guerrero

HOJEADAS DE PÁGINAS…En un acto lastimero, la polémica alcaldesa de Chilpancingo, la morenista Norma Otilia Hernández Martínez, se puso melodramática acusando violencia política de género. El asunto central es que hombres y mujeres en la función pública están expuestos a la crítica por el simple hecho de manejar y aplicar un cuantioso y millonario presupuesto público. No puede haber violencia si se cuestiona la forma errada en que se distribuye. Y, sobre todo, si existen sospechas de corrupción. De hecho, la ineficacia en la función pública debería tipificarse como corrupción en función de que se niega a dar resultados convincentes a las mayorías. Por más que se esfuerce y llegue al punto de las lágrimas, la alcaldesa morenista no aprende.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

75,000FansMe gusta
631SeguidoresSeguir
451SeguidoresSeguir
1,795SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
11,700SuscriptoresSuscribirte

ARTICULOS RECIENTES